arte - fotografía - publicidad

Los niños siempre me han inspirado y apoyado en mi trabajo artístico. Ellos irradian mucha energía y vitalidad. A través de mis pinturas, trato también de transmitir a la gente un poco de energía positiva y ganas de vivir. Mis pinturas coloridas expresan alegría y el sentir la vida como deseable. Las personas buscan la felicidad como una meta consumada. La felicidad no es superada por ninguna otra cosa en su perfección. Sin embargo, la felicidad es un estado del alma y ampliamente dependiente de nosotros mismos. El mundo es para nosotros asi, como él entra a nuestra alma por nuestros sentidos. Mientras esperemos que el mundo nos haga feliz, seguiremos separados de nuestras ganas de vivir por nuestro anhelo. Si emprendemos el camino de despertar la alegría de vivir en nosotros y dejarla fluir, entonces podremos ser felices.



En los motivos de mis pinturas nos reconocemos. Los colores incitan sentimientos y estados de ánimo. De esa forma, contemplar mis pinturas se convierte en una experiencia sensorial y un viaje interior. Pensamientos, emociones e impresiones se liberan. Es una manera de conocernos mejor, volver a procesar experiencias, de introspección, de hacer una pausa por un momento. Para mí es importante que la gente al ver mis pinturas se sienta bien o sea estimulada a pensar.




Si no llevas un pedazo de cielo en ti,
no lo encontrarás en el universo entero.
Sabiduría de la India




Quien mira hacia fuera, sueña.
Quien mira hacia dentro, despierta.
Carl Gustav Jung